Éxito inicial del Gualaceo en Serie A

Antes de que Gualaceo haya empezado su aventura en la LigaPro 2022, nos encontramos con comentarios sentenciantes y miradas pesimistas dirigidas hacia los recién ascendidos: Cumbayá y el “Super Guala”. Ciertamente, a nivel general, había desconocimiento de lo que podrían ofrecer ambos equipos, pero el fútbol, en un capítulo más, nos vuelve a demostrar que cualquier pálpito apresurado no pasa de ser un pronóstico sin criterios lógicos.

Los pocos argumentos razonables estaban relacionados a la experiencia de la plantilla que, en teoría, implicaría un desafío a la hora de competir en la máxima categoría del fútbol ecuatoriano. Aunque el arranque no fue el idóneo, donde perdieron 3 partidos seguidos, Gualaceo ya pudo enseñar a nivel nacional sus dotes para jugar.

Nadie dijo que sería fácil. Además, ¿de qué se trata el deporte, si no tienes un cúmulo de desafíos? ¿cómo mejoras, si no tienes un rival con más experticia?
Si queremos explicar el presente de la institución azuaya, no podríamos pasar por alto el desempeño colectivo que ha tenido, haciendo especial énfasis en la tremenda campaña realizada por el uruguayo Joaquín Vergés, para muchos el MVP, con sobra de méritos, en esta primera fase. No obstante, ¿qué sería de Vergés sin un Gustavo Alles? ¿qué sería de Alles y Vergés sin un equipo que permita destacar a  la dupla uruguaya? o ¿qué sería de este Gualaceo sin su DT?

El año pasado, Leonardo Vanegas pasó a ser el estratega del equipo de manera interina luego de haber sido parte del cuerpo técnico comandado por Daniel Segarra. En primera instancia, este nuevo rol era temporal y trabajó con la consigna de salir de las últimas posiciones de la Serie B para salvar la categoría. Una buena gestión, sumada a la consecución de resultados inmejorables (23 PJ- 14G- 5E- 4P), permitió su continuidad al frente del club y de paso el ascenso a la Serie A cuando ese ni siquiera fue el objetivo.

Tenemos entonces el gran acierto, mantener el proceso y creer en la capacidad de una persona ligada al fútbol toda su vida. Pese a que en un momento determinado no se sabía si permanecía o no el “profe Maya”, Leonardo Vanegas aprovechó la oportunidad y demostró su talento para dirigir. Es ese proceso, el talento y capacidad del DT lo que podría explicar en mayor medida lo vivido hasta ahora por este club tan joven. Claro, todo añadido a la perseverancia, entrega y, sobre todo, trabajo.


Ya lo explicó Galeano: “Antes existía el entrenador, y nadie le prestaba mayor atención. El entrenador murió, calladito la boca, cuando el juego dejó de ser juego y el fútbol profesional necesitó una tecnocracia del orden. Entonces nació el director técnico, con la misión de evitar la improvisación, controlar la libertad y elevar al máximo el rendimiento de los jugadores, obligados a convertirse en disciplinados atletas.
El entrenador decía:
-Vamos a jugar.
El técnico dice:
-Vamos a trabajar.”

No tengo dudas, este párrafo cabe perfecto en la descripción de Leonardo Vanegas, quien se preparó para estar en primera división y potenciar a sus jugadores. Y es inevitable imaginarse a él diciendo “vamos a trabajar” luego de ganarle 1-0 al Barcelona, en el Monumental.

Martin Álvarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *