¡Va por ti Ecuador!


Los momentos felices del fútbol ecuatoriano son muchos, hay muchas fechas que quisiéramos volver a vivir. Ese Barcelona finalista de la Libertadores, además Independiente campeón de la sudamericana, cómo olvidar esa final de Libertadores de los del Valle; pero jamás se olvidaría esa hazaña imborrable de Liga de Quito.

Un 25 de junio del 2008 el equipo albo disputaba la final de ida por Copa Libertadores de América en el estadio Casa Blanca. Seas del equipo que seas, todos estaban pendiente de lo que podía hacer el conjunto albo para lograr consagrarse primer equipo ecuatoriano en levantar el título más deseado del continente. Aquella noche Liga se enfrentaba a Fluminense, equipo plagado de estrellas y con buen fútbol.

Liga no se quedaba atrás, José Cevallos, Damiám Manso, Cludio Bieler, Jofre Guerrón y más, era un equipo temible lleno cracks con grandes dotes. Lo más importante del equipo era la unión y el objetivo, iban a todas por la Copa en nombre de Ecuador. Es allí donde nace la frase memorable y recordada por el país que flameaba en una gigantografía con los colores del país: ¡Va por ti Ecuador!

Resumen del encuentro

Si bien estos dos equipos ya se habían enfrentado en fase de grupos, ya para instancias finales era otra la historia. Era una final y las finales se juega a morir, Edgardo Bauza y Renato Gaucho plantearon lo mejor que tenían, eran los Técnicos más laureados del continente ese año.

Comenzaba todo y Claudio Bieler anotaba a los 3 minutos; empataban los de Río de Janeiro con gol de Conca. Luego el partido estaba inclinado a favor de los albos que sacaron ventaja de la altura de Quito. Jofre Guerrón, Jairo Campos y Patricio Urrutia ampliaron la ventaja y le dieron tranquilidad a Liga. Cosa peligrosa porque el relajarse le pudo salir caro a los albos, Tiago Neves no dejó que la U se relaje, descontó y puso el partido en jaque.

Un 4-2 para los universitarios no era tan favorable por algunos aspectos: primero, porque el rival te marcó de visitante; segundo, porque eras local en la altura; tercero, porque era un equipo brasileño que de local la iba a romper. En general Fluminense y Liga se sacaron chispas. El Flu tenía a Washinton, Tiago Neves, Conca, Dodo, eran sus cartas principales y no se dejaban intimidar, con cualquier equipo y en cualquier cancha, buscaban proponer donde sea.

Fue un partido exigente, pero Liga tuvo la iniciativa y de la mano de su hinchada pisaron fuerte en la final de ida por la Copa Libertadores. Ese 4-2 le sirvió a los blancos para no relajarse y al Flu para pelear hasta el final.

La finalísima

Pasó una semana para definir quien se llevaba la corona, un 3 de julio de aquel año se decidió todo. Era otro estadio, el temible Maracaná repleto de brasileños y gente que coreaba el nombre del Fluminense. Algunos hinchas de Liga se hicieron presente para alentar a su equipo y la ilusión de mucho esperando que la U levante el trofeo.

Cuando comenzó el partido los nervios estaban de lado y lado, pero la característica de Liga era salir a proponer. Fue así que a los 5 minutos Guerrón ganó la raya de fondo, centró atrás y Bolaños convirtió, el Maracaná se congeló. Después de ese gol las cosas cambiaron, a pesar de que Liga proponía juego por ratos a través de sus extremos, el equipo carioca dominó la gran mayoría del partido. Su máxima figura era Tiago Neves que hizo un triplete para solucionar los problemas de su equipo.

Los brasileños de a poco se metían en el juego y con la insistencia casi se llevan la copa, el juego era admirable y los nervios no cesaban. No se pudo resolver en los 90 minutos, Liga se había dejado anotar goles de local y cuando le tocó visitar también. Los tiempos extras tenían que decidir quien se llevara la gloria, en esa parte del partido a pesar del cansancio de ambas escuadras. A Claudio Bieler le anularon un gol legítimo finalizando el partido y a Guerrón le hicieron una falta a un metro del área cuando ya iba a definir.

En la tanda de penales los mejores pateadores de cada equipo iban a definir la situación, el nerviosismo seguía y eso es crucial para definir un juego.

Empezaron pateando los visitante por medio de su capitán Urrutia, la estrella del Flu, Conca falla pegándola casi al medio y atajando Cevallos. Para la U falla Campos, pero también el jugador del partido Neves fallaría con una pegada horrorosa, el portero ecuatoriano vuelve a atajar. Salas amplía la ventaja para los quiteños, mientras Cícero no se quedaba atrás y marcaba. Hasta allí iban 2-1 ganando los albos. Definiendo el partido Jofre Guerrón marcaría el gol con fuerte derechazo; al final Washintong también falló y claro, Cevallos volvió a ser figura atajando y dejando a su equipo ¡CAMPEÓN DE LA COPA LIBERTADORES!

Daniel Layana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *