SEGUNDO CASTILLO: UNA CARRERA LLENA DE CHOCOLATE


Allá por el 15 de mayo de 1982, en la tierrita de San Lorenzo, Esmeraldas; nació un pequeño tricolor que se convertiría en uno de los futbolistas ecuatorianos más legendarios de todos los tiempos, hablamos de Segundo Alejandro Castillo. “El Mortero” como se le conoce, con trabajo, esfuerzo y dedicación, se ha convertido en un histórico referente del fútbol ecuatoriano.

Su pasión por el fútbol desde pequeño le permitió llevar una carrera futbolística que pocas veces se ve en Ecuador, una carrera a puro chocolate como lo diría Segundo Alejandro, salir de su tierrita y jugar en escenarios nacionales e internacionales de gran talla, convertirse en ese símbolo de la Selección Nacional, ser el jugador que varios niños quieren tener como ídolo y aún mantenerse en actividad, es para pocos y dentro de ese grupo entra “El Mortero” Castillo.

Siempre con una sonrisa en su rostro y caracterizándose por ser la alegría en el grupo, Castillo arrancó su carrera en Espoli, llegando al cuadro “Policial” con 14 años y teniendo su debut en primera a los 17, desde ese momento largaría una carrera increíble que al corto tiempo ya le traería alegrías con llamados a disputar el Sudamericano Sub 20 y bajo la tutela de Hernán Darío “El Bolillo” Gómez ser convocado a la mayor con tan solo 18 años, en aquel momento el DT colombiano ya lo veía convirtiéndose a futuro en el gran cinco de Ecuador.

Si bien al Mortero se lo conoce por su labor de mediocampista central, sus condiciones defensivas le han permitido tener una polifuncionalidad que varios entrenadores han sabido aprovechar, llegándolo a ubicar incluso como central, algo que a Segundo Alejandro no le ha incomodado en lo más mínimo, pues sus grandes condiciones le han permitido rendir en cada puesto que le ha tocado jugar.

Su gran desempeño le permitió dar el salto a El Nacional a los 21 años, para seguir impulsando su carrera a un futuro que ni el propio Castillo imaginaría que estaba por ocurrir, con los Militares consiguió 2 títulos (2005 y 2006), su trabajo lo haría consolidarse en el mediocampo junto con David Quiroz y en ocasiones con Pedro Quiñónez, Carlos Hidalgo, entre otros; en lo personal y grupal le fue muy bien, al punto de pegar el salto a Europa.

Estrella Roja de Belgrado, club de Serbia esperaría por el tricolor que se enrumbaba al sueño europeo, las condiciones extra futbolísticas, como idioma, alimentación, clima, harían que le cueste un poco su primer ciclo en el 2007, pese a ello se consolidó como titular fijo y terminó levantando 2 títulos (Copa y Liga) con el conjunto serbio, siempre marcando goles y siendo importante en el equipo.

Segundo Castillo vistiendo la camiseta del Estrella Roja

Serbia tan solo sería un trampolín para lo que se vendría para Castillo, la Premier League lo esperaba para que se vincule al Everton, donde igual jugaría contra los grandes de aquel país, teniendo como director técnico a David Moyes y siendo compañero de jugadores de la talla de Marouane Fellaini, Steven Piennar, Seamus Coleman, entre otros; “El Mortero” cada vez le iba poniendo más chocolate a su carrera.

Derby de Merseyside: Liverpool vs Everton (Torres vs Castillo)

Su estadía en Inglaterra se alargaría un tiempo dado que el Wolverhampton, equipo recién ascendido en aquella época lo buscó para que se sume a sus filas en 2009 y le sume esa potencia que había mostrado en toda su carrera; sin embargo, su aventura en el fútbol del exterior tendría una pausa y se daría el momento para que el espigado tricolor regrese al país a sumarse al Deportivo Quito, aquí relanzaría su carrera al ámbito internacional.

Líder y referente Tricolor

Para muchos la Selección de Ecuador del 2006 ha sido la mejor por muchos motivos: garra, corazón, unidad y otros factores, hicieron que no solo clasifique al Mundial de Alemania de aquel año, sino que también invite a soñar a millones de ecuatorianos por sus excelentes actuaciones en la cita mundialista, dentro de esa camada, no podía faltar Segundo Alejandro Castillo, ese futbolista de contextura gruesa, que el solo hecho de verlo enfrente te encendía las alarmas únicamente con chocar, pero que además tenía una inteligencia bárbara para romper ataques rivales, relanzar a su equipo y con un sacrificio enorme, dejaba todo dentro de la cancha.

Castillo durante su participación en el Mundial 2006

Su cualidad de líder es innegable, Segundo Castillo siempre conversa con los más jóvenes y les da consejos para poder seguir una carrera de la talla del Mortero e incluso superarlo, no por nada varias veces brilló como capitán, pero su liderazgo va más allá de las canchas, pues es infaltable que los invite a sacrificarse, a arriesgarse, porque nada en la vida es fácil, todo requiere de mucho empeño para poder triunfar, siempre paso a paso y siendo muy paciente.

Nadie dijo que iba a ser fácil

El futbolista sabe que en su carrera tendrá muchos obstáculos que atravesar y riesgos a los cuales exponerse, uno de ellos son las lesiones, una mala caída, una entrada fuerte o tan solo un choque sin mala intención puede terminar con tu carrera; Segundo Alejandro no estuvo exento de esto, pues en mayo del 2014, a días de disputar el Mundial de Brasil, durante el amistoso entre Ecuador y México, un choque con Luis Montes lo dejó sin poder disputar la cita máxima.

El incesante apoyo y griterío de ambas hinchadas se vio silenciadas cuando esta jugada ocurrió y dejó a todos preocupados:

“Creí que ahí se me había acabado el futbol. Pensé lo mismo cuando vi la pierna rota de Luis Montes”, relata Segundo Castillo.

Sin poder caminar por sus propios medios, El Mortero dejó el estadio sabiendo que no se vendrían buenas noticias. Mientras Luis Montes tuvo rotura de tibia y peroné, Segundo Castillo presentó lesión de ligamento cruzado con un desgarro colateral externo del cual se recuperó en tres meses.

“Por fortuna ya había jugado el de 2006 en Alemania, pero me quedé muy triste porque fueron tres años y medio de trabajo y una jugada así me dejó fuera. Ha sido la lesión más grave de mi carrera. Me dejó muy entristecido y también mal por lo que le sucedió a Luis Montes”.

Jugada entre Castillo y Montes

Como dice el popular refrán; “Al que quiere celeste, que le cueste” la vida le puso varios obstáculos en el camino y a pura garra y corazón, Segundo Castillo ha demostrado que se puede llegar lejos en la vida.

Las últimas huellas en el fútbol internacional y a regresar

El gran nivel demostrado por Segundo Castillo le permitió tener un segundo ciclo en el fútbol internacional, por lo que, tras su paso por Deportivo Quito, “El Mortero” agarró un avión y se fue hasta México para vincularse al Pachuca, donde una de las cosas lindas del fútbol, le permitiría reencontrarse con su amigo y compadre Félix “El Canguro” Borja, recordar que de niños jugaban en la canchita del barrio y en aquel momento eran compañeros de un gran equipo mexicano, es una de las cosas que Castillo siempre recuerda.

El fútbol azteca lo acogería por más tiempo, siendo el Puebla su siguiente club, donde curiosamente igual sería compañero de Félix Borja, ya para el 2013 se inclinó por probar un destino exótico en el Al Hilal de Arabia, club que lo tendría previo a la cita mundialista que lamentablemente se perdería.

Castillo y Borja en Puebla

Ya recuperado de su lesión en 2015, el Dorados de Sinaloa sería su último equipo a nivel internacional, en el cuadro de Culiacán nuevamente coincidiría con una camada tricolor integrada por José Ayoví, Cristian “El Chivo” Suárez, Walter Ayoví, Marcos Caicedo y el propio Castillo, era claro que el talento ecuatoriano era muy solicitado en tierras mexicanas.

¿Regreso y me retiro?

La aventura internacional había terminado y era el momento de regresar a Ecuador, pues aún había por repartir chocolate en las canchas del país y un grande recibiría con los brazos abiertos a otro grande, Barcelona sería la nueva casa para “Chayanne” (apodo que pocos conocen, pero que por sus dotes en el baile se lo pusieron) en esta etapa en el Ídolo del Astillero también sería para sumar un logro más a su carrera.

Barcelona logró su estrella número quince ese 2016 y Castillo fue parte importante en la consecución de ese logro, su esfuerzo y trabajo, además de su buena onda, hicieron que se gane el corazón del hincha; pero el 6 de diciembre del 2018, se tuvo que despedir de su segundo gran amor; en una rueda de prensa junto con Oswaldo Minda (que confirmaba su retiro del fútbol), “El Mortero” le decía adiós a la institución amarilla, con ese cariño y agradecimiento de siempre y tal como una vez dijo, prometiendo que:

“Cuando me retire tal vez haga un partido de medio tiempo vistiendo la camiseta amarilla y roja. Muy agradecido con El Nacional y también con la gente que aún me recuerda cuando estuve ahí”

Minda y Castillo en su despedida

En ese momento los rumores por un próximo retiro de Segundo Castillo se dispararon, dado que, aunque no mencionaba nada sobre colgar las botas, tampoco dejaba entrever que seguiría ligado al fútbol en otro equipo. Sin embargo, el que tiene gasolina en el tanque sigue andando y por ello se sumo a Guayaquil City, donde hasta el momento se mantiene siendo uno de los principales jugadores del cuadro ciudadano y todavía sin fecha clara para a un posible retiro.

El Plus Rabonero

Quien conoce a Segundo Castillo sabe que “El Mortero” es la alegría del grupo, eso no solo lo demuestra en lo profesional, sino también en lo personal; por ello ver un video suyo bailando, escuchar una broma hacia algún amigo o simplemente una carcajada que contagia a quien está a su alrededor siempre serán una característica que definan al gran mediocampista ecuatoriano.

Imagen
Post de Segundo Castillo

Segundo Alejandro Castillo, ese esmeraldeño que este 15 de mayo cumple 38 años, se atrevió a soñar en grande, a sacrificarse por su sueño y dejar su nombre marcado en los libros fútbol ecuatoriano, no se conformó con hacerlo a nivel nacional, también lo hizo en el ámbito internacional; su humildad y don de gente los llevará a donde vaya; la imagen de su persona vistiendo la camiseta de Ecuador quedará grabada en la mente de millones de ecuatorianos y cuando “El Mortero” decida colgar las botas, podrá regresar a ver el legado que deja, habiendo demostrado que tuvo…una carrera a puro chocolate.

Andrés Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *